Tito 3– Las divisiones inútiles

freely-81915 (1)

Provocar divisiones en la iglesia local o entre hermanos es algo muy grave. Pablo lo expresa claramente en sus cartas. Aquí, en Tito, Pablo, dirigiéndose a un líder de la iglesia dice que no debe tolerar a personas que causan divisiones.

Pero evita controversias necias, genealogías, contiendas y discusiones acerca de la ley, porque son sin provecho y sin valor. Al hombre que cause divisiones, después de la primera y segunda amonestación, deséchalo, sabiendo que el tal es perverso y peca, habiéndose condenado a sí mismo. (Tito 3:9-11)

Ahora, Pablo no prohíbe todo desacuerdo ni conversaciones y debates genuinas en ciertas áreas. Ciertamente Pablo sabe que tales cosas son inevitables. Incluso, él mismo había tenido un desacuerdo muy fuerte con Bernabé. Por eso, podemos razonar que la prohibición aquí no es contra desacuerdos fuertes. Los desacuerdos y conflictos, bien manejados, son instancias de crecimiento y desarrollo. Momentos como el conflicto en la iglesia primitiva donde algunas viudas reclamaban una injusticia resultó en una iglesia más madura, con diáconos instalados por primera vez para encargarse de necesidades físicas para permitir a los Apóstoles enfocarse en asuntos espirituales. Vemos que el conflicto, manejado por los Apóstoles, no fue malo.

Entonces, Pablo no prohíbe conflicto, ya que es inevitable. Pero, es evidente que hay algo prohibido aquí. ¿Qué es?

1) Personas que deleitan en mencionar cosas controversiales para ver las reacciones de los demás. Hay personas que tienen un interés perverso en ver a los demás sufrir y sienten placer al instigar contiendas. Usan rumores, chismeo, y otras tácticas similares para provocar eso en otros. Algunos usan cosas doctrinales, sabiendo que son controversiales, solo para provocar división. Cuando Aquila y Priscila querían corregir a Apolos, no lo hicieron en una forma que causaría escándalo, sino que lo apartaron para enseñarle en privado. Hay ciertas formas de acercarse que provocan escandalo y otras formas que buscan unidad y crecimiento.

2) Personas que provocan disensiones como maniobra para tener más poder. Algunas personas, pensando que pueden lograr más poder, influencia o fama en la iglesia provocan división para tener seguidores leales que dan una base de poder. Al parecer, desde los tiempos de Pablo hasta hoy, esta táctica ha sido utilizada en iglesia por personas sin escrúpulos. En muchos casos, usan cosas administrativas o doctrinales como pretexto, cuando su motivación es, en realidad, personal.

No usamos textos como este para desanimar expresión de dudas genuinas o enseñanza profunda de cosas bíblicas y doctrinales. Cuando tenemos que comunicar un desacuerdo, debemos siempre respetar buenas formas y canales apropiados.

PREVIO: LA SALVACIÓN TRANSFORMADORA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s