Libertad vs Antinomismo

Cuando nosotros como cristianos entendemos que no somos salvos por obediencia a la ley de Dios sino solamente por su gracia y misericordia (Efesios 2:8-9), muchas veces la duda que tenemos es acerca de las obras y obediencia. Si no somos salvos por la ley ¿debemos obedecer la ley?

La respuesta breve es que siempre, como seres humanos, tenemos que obedecer la ley de Dios aplicable a nosotros. Tenemos una obligación moral a obedecer el código legal que Dios nos ha dado. En nuestro caso, no es la Ley de Moisés. Sin embargo, hay leyes morales que vemos en el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento que son aplicables a nosotros. Hay leyes morales que todo ser humano debe obedecer. Las leyes contra asesinato, adulterio, etc. son universales. Leyes morales como adorar a Dios y no adorar a ídolos también son universales porque se pueden conocer incluso sin la Biblia (Romanos 1:18-25). También los cristianos están sujetos a la Ley de Cristo (1 Corintios 9:21).

El concepto falso de que los cristianos no están bajo ninguna ley se llama antinomianismo. En muchos casos se usa como una excusa para poder cometer pecados, para justificar libertinaje en lugar de libertad responsable. Pero, en otros casos hay dudas legitimas.

El asunto principal aquí es el uso apropiado de la ley. La ley moral aplicable es una obligación incambiable. La ley moral aplicable no es una vía a la salvación. Son dos usos distintos. Obedecer a la ley para poder salvarse es el mal uso de la ley moral. Obedecer a la ley porque reconocemos la soberanía de Dios y su derecho de hacer leyes autoritativas es un buen uso de la ley.

Los cristianos no tienen libertad absoluta. No podemos hacer cualquier cosa que nos ocurra. No podemos participar en libertinaje. Por eso Pablo dice: Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; sólo que no uséis la libertad como pretexto para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. (Gálatas 5:13) Aunque es el Apóstol que más habla de la gracia dice que está bajo la ley de Cristo. Por eso la Biblia puede exigir fe y obras, mientras afirma también que somos salvos solamente por gracia por medio de la fe.

Los cristianos deben obedecer las leyes bíblicas aplicables (algunas leyes son solamente aplicables a Israel – ceremonias, ritos, sacerdotes, dieta, etc.) porque reconocen la autoridad de Dios y su Palabra. Los cristianos también deben ser motivados por su amor y gratitud. Mientras que todo ser humano debe obedecer a Dios, es más importante en la vida del cristiano. No es para ser salvo, pero sí es fundamental si uno realmente ha puesto su fe en el Dios verdadero, ha entendido realmente quién es Dios, y realmente se ha arrepentido de su vida pecaminosa.

El antinomianismo es antitético a la fe cristiana expresada en la Biblia. Obediencia a la ley divina debe ser la norma para cada cristiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s