Cuestionamiento imperdonable: el pecado imperdonable, falsos profetas y el discernimiento

Algunas personas temen que no pueden cuestionar los que están en liderazgo de la iglesia, predicadores en la televisión o en internet, los que escriben libros, y cosas semejantes. Hay muchos que hacen ministerios donde obran milagros, se proclaman profetas y apóstoles. Es común que ellos prohíben cuestionamiento teológico, bíblico o de sus motivaciones. Muchos también temen que si cuestionan y resulte que realmente es del Espíritu Santo que su cuestionamiento sería el pecado imperdonable.

Cabe recordar que es algo que Jesús mencionó en un debate en el cual le habían acusado de expulsar a demonios por el poder del diablo. Aquí hay dos cosas que hay que considerar. La cosa más fundamental es que, incluso dada la interpretación supuesta en los que tienen este miedo, es relevante solamente si efectivamente es una obra del Espíritu Santo. Sabemos por otros lugares en la Biblia que el diablo puede hacer “milagros”. Puede imitar los milagros que hace Dios. Vemos eso en el caso de Moisés y los sacerdotes de Egipto y también en algunas enseñanzas del Nuevo Testamento. Específicamente, Jesús advierte que habrá muchos que dirán en el día de juicio que habían hecho milagros en el nombre de Jesús. Jesús les dirá que nunca los conoció. No combate la idea de que hicieron milagros, más bien su dicho parece cuestionar solamente la fuente de sus milagros. El otro pasaje relevante es uno en que Pablo dice que el hombre de pecado vendrá en el poder de Satanás haciendo milagros (2 Tes 2:9). Señalar que sus milagros no vienen de Dios no sería blasfemia en ningún sentido, porque uno tendría razón. Entonces, este miedo solamente debemos tener si sabemos que es el Espíritu Santo y lo atribuimos al diablo. Pero, es justamente lo que no sabemos. Incluso, si mi postura tiene razón, hay una alta probabilidad de que no es el caso.

Aparte de todo eso, la segunda cosa que se debe considerar con respecto es si cuestionamiento es un pecado imperdonable es definir mejor lo que Jesús quería decir en los pasajes relevantes (Mat 12:31-32; Mar 3:28-29). Aquí otra interpretación de los dichos de Jesús es que la blasfemia contra el Espíritu Santo es negar a Cristo después de ver el testimonio del Espíritu Santo. Allí tendría más sentido que sea imperdonable. Es porque el pecado en cuestión es el de rechazarle a Cristo, sabiendo que es el Cristo. Obviamente, el que rechaza a Cristo no tendrá perdón porque ha negado el único sacrificio por sus pecados. Si esta interpretación tiene razón, entonces no se trata de cuestionar la fuente de un milagro especifico ni las obras de una persona específica para nada. Se trata de Cristo. Esto parece muy razonable dado que creemos que las tres Personas divinas son iguales en poder, gloria, y majestad. No encuentro otra explicación suficiente que dice porque el pecado peor es blasfemia del Espíritu Santo. Si las tres Personas divinas son iguales en poder, majestad, y gloria entonces blasfemia contra cualquier de los tres debe ser igualmente malo o imperdonable. Pero si blasfemia del Espíritu Santo se trata de rechazar su testimonio acerca de Jesús, entonces la gravedad del pecado es debido al rechazo de la fuente de la salvación.

Entonces, bajo dos conceptos (blasfemia del Espíritu Santo probablemente no habla de este tipo de cuestionamiento y si blasfemia del Espíritu Santo se tratara de negación de una obra del Espíritu Santo, uno igual tendría que investigar y razonar para saber si efectivamente es del Espíritu Santo), uno puede sentirse libre a investigar más sobre este asunto sin miedo de que pueda por casualidad cometer un pecado imperdonable.

Incluso, tenemos un caso de un cuestionamiento elogiado en Apocalipsis 2:2 donde Jesús indica su contentamiento de que los cristianos de Éfeso habían encontrado algunos falsos apóstoles, y habiéndoles sometido a algún tipo de prueba, los hallaron falsos y los rechazaron. Si el cuestionamiento de uno que se presente como profeta, apóstol, u otro obrador de milagros fuera malo en sí, la prueba que los cristianos en Éfeso habían hecho, Jesús debiera haber condenada. En su elogio, encontramos la aprobación de Jesús de una buena examinación para determinar si los que hacen estos dones son falsos.

La Biblia enseña que debemos cuestionar. Por eso hay pasajes que adviertan que vendrían falsos. Observen lo que dice la Palabra de Dios:


Pero se levantaron falsos profetas entre el pueblo, así como habrá también falsos maestros entre vosotros, los cuales encubiertamente introducirán herejías destructoras, negando incluso al Señor que los compró, trayendo sobre sí una destrucción repentina. Muchos seguirán su sensualidad, y por causa de ellos, el camino de la verdad será blasfemado; y en su avaricia os explotarán con palabras falsas. El juicio de ellos, desde hace mucho tiempo no está ocioso, ni su perdición dormida. (2 Ped 2:1-3)

Hijitos, es la última hora, y así como oísteis que el anticristo viene, también ahora han surgido muchos anticristos; por eso sabemos que es la última hora. (1 Jn 2:18)

Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, mediante la hipocresía de mentirosos que tienen cauterizada la conciencia; prohibiendo casarse y mandando abstenerse de alimentos que Dios ha creado para que con acción de gracias participen de ellos los que creen y que han conocido la verdad. (1 Tim 4:1-3)

Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño, y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos. (Hch 20:29-30)

Es muy importante que se den cuenta de que, según la Biblia, hay personas que hacen milagros pero que su fuente de poder no es Dios. La verdad es que es un tema importante porque muchos se desvían por gente que usan estos dones. Esto vemos en la Biblia también. No solamente buenos cristianos bajo la influencia del Espíritu Santo hacen estas cosas. También hay personas que hacen todo eso y Jesús dice que nunca los conoció en Mateo 7:22-23. También hay el hombre de maldad que hace milagros para desviar a la gente 2 Tesalonicenses 2:9-10. Es un tema muy importante por el peligro que presenta. Les pido que entienden bien que no estoy diciendo que todos los que hacen estás prácticas lo hacen por demonios. Aunque tenemos que reconocer que es una posibilidad (o probabilidad) en algunos casos, hay otras explicaciones posibles. No es el propósito mío atribuir una fuente demoniaca a cada caso, ni tampoco poder explicar cada caso.

Tenemos que discernir. Hay mucho más que podríamos ver, ejemplos, muchas más advertencias en la Biblia, mucha más enseñanza relevante. Hoy quiero decir solo eso: tienen no solo permiso sino una responsabilidad de comparar las doctrinas enseñadas con la Palabra de Dios. Si alguien te prohíbe la examinación de las Escrituras y cuestionamiento sincero, tenga mucho cuidado con tal persona. Si uno es parte del liderazgo de una iglesia, es su deber proteger al rebaño de los maestros y profetas falsos que andan en las iglesias destruyendo la vida de los discípulos y matando su fe en el Señor.

Para información relacionada pueden ver:

Una reflexión sobre 1 Juan 2

Una reflexión sobre 1 Juan 4

Y un video que puedes compartir (y dar una “me gusta” si lo encuentras util)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s