Leyendo un artículo antiguo de Moisés Lard, un predicador en en Movimiento de Restauración en el siglo 19, me llamó la atención una sección en que él reclamaba la poca capacidad de los cristianos, sus predicadores y lideres incluidos en algunos casos, de hacer buene estudio bíblico. Decía que en una pregunta acerca de un asunto de la Iglesia podrían recurrir a cualquier parte del Antiguo Testamento en lugar de ir primero a los textos que hablan directamente del tema en cuestión.

Encuentro que eso es muy verdadero y sigue siendo verdad. Escuchando a alguien defendiendo la idea de mujeres como “pastoras” de la iglesia, este fue directo al Antiguo Testamento y sacó ejemplos de “pastoras”. Pero, los ejemplos que sacó (como la esposa de Moisés) estaban cuidando animales. Los textos que citó tenían cero relevancias en el tema. ¿Por qué fue a estos textos? No podemos conocer motivaciones. Puede ser que sabía que estaba mal, pero quiso convencer a personas. Puede ser que sabía que su congregación no iba a ir a la Biblia y poner a prueba lo que dice (en muchas iglesias no se puede cuestionar a los pastores). Puede ser que él no sabía – tal vez no tiene conocimiento ni capacidad. No sé. En cualquier caso, su error es flagrante y dañino. Al escuchar tal enseñanza quedé atónito. Luego empecé a reírme de la enseñanza ridícula. Finalmente me generó una gran tristeza por la condición de la iglesia.

He escrito en otros lugares acerca de nuestra relación con el Antiguo Testamento que sigue siendo la Palabra de Dios y sigue teniendo enseñanzas muy relevantes, pero que hay tener cuidado con aplicaciones muy directas. En muchos casos se dirigía a casos particulares donde podemos entender principios y considerar aplicaciones, pero como nosotros no somos ni David, ni Moisés, ni Daniel, debemos tener cuidado.

La esposa de Moisés no fue pastor espiritual. Moisés, de hecho, tampoco es señalado como ejemplo de como ser pastor de una iglesia neotestamentaria. Moisés es un ejemplo de la importancia de fe, obediencia, y principios de liderazgo. David tampoco fue pastor-anciano, como en el Nuevo Testamento. Sí, marcó un liderazgo espiritual importante como guerrero y como rey de una nación. Sí, David es un buen ejemplo de fe, confianza, obediencia y más. Ni Jesús, ni Pablo, ni Pedro ni nadie más señala ver a ellos como ejemplo de cómo ser pastor-anciano.

Y, esto no sucede solo en este tema. Sale en muchos temas. ¿Cómo hacemos cultos? Hechos es mejor que Éxodo. ¿En qué día hacemos cultos? 1 Corintios es mejor que 1 Crónicas. ¿Tenemos que dar diezmos como en el Antiguo Testamento? NT por sobre AT ¿Debemos bautizar a recién nacidos? Cualquier textos del Nuevo Testamento en lugar de textos sobre circuncisión.

En 1 Corintios 10:1-12, Pablo aplica la experiencia de Israel a la Iglesia. Hay, ciertamente puntos de comparación. El éxodo es semejante a nuestra salvación. No es exactamente igual, obviamente. Esto no quiere decir que tenemos que tener plagas para poder salir. Sería una mala aplicación. Nuestro bautismo es semejante al momento en que Israel pasó por el Mar Rojo, dejando a Egipto atrás, como nosotros dejamos atrás el pecado para seguirle a Cristo. Esto quiere decir que debemos esperar una columna de humo y fuego y que las aguas parten para no mojarnos en el bautismo. Hay puntos de comparación y harta diferencia. Pablo casa una enseñanza. La realidad histórica del Éxodo y las bendiciones que recibieron en el desierto no fue garantía de llegar a la tierra prometida, como nuestra salvación inicial y las bendiciones de la vida cristiana no nos sirven sin caemos en incredulidad y desobediencia. Afirma Pablo que el Antiguo Testamento sucedió y fue grabado para nuestro beneficio – para que podamos aprender de ejemplos ahí – pero no necesariamente como modelo de los detalles de la vida cristiana bajo el Nuevo Pacto.

Pablo afirma la utilidad del Antiguo Testamento también en Romanos 15:4. Fue escrito, en el previo conocimiento de Dios, para servir de enseñanza en el Nuevo Pacto también. El Nuevo Pacto lo reemplace como el pacto vigente, pero no lo quita de la inspiración. Tiene mucho beneficio, pero mal ocupado sirve de tropiezo. El diablo y los judaizantes también usaban el Antiguo Testamento para sus fines.

En Isaías 56, hablando de los que tenían que cuidar espiritualmente al pueblo, Dios dice: Los centinelas de Israel son ciegos. Ninguno sabe nada. Todos son perros mudos que no pueden ladrar, soñadores acostados, amigos de dormir. Y los perros son voraces, no se sacian. Ellos son pastores que no saben entender. Todos se han apartado por su propio camino. Cada cual, hasta el último, busca su propia ganancia…”

No sucede, por supuesto, solamente con el Antiguo Testamento. Pedro dice que los maestros falsos y los inestables también torcían las palabras de Pablo, tal como hacían con lo demás de la Escritura.

Necesitamos liderazgo y miembros capaces de leer la Biblia y estudiarla en su contexto y con buenos principios de interpretación y aplicación. Cada vez que citamos la Biblia debemos estar seguros de ciertas condiciones:

  1. Que realmente diga lo que uno cree que dice
  2. Que lo estemos citando dentro de su contexto
  3. Que estemos interpretando según su intención original
  4. Que hayamos logrado buen entendimiento de lo que dice
  5. Que la aplicación que demos sea verdaderamente congruente
  6. Que no estemos indebidamente influidos por ideas preconcebidas y prejuicios
  7. Que sea consistente con la sana doctrina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s